La Batalla de Monterrey: la sangrienta resistencia contra Estados Unidos

Del 21 al 24 de septiembre de 1846 Monterrey fue invadido por Estados Unidos; aunque no hubo un final feliz, la defensa de la ciudad fue heróica.

0
523
batalla de monterrey invasion estados unidos 1846

El 20 de septiembre de 1846 los regiomontanos no pudieron festejar en grande los 250 años de la Fundación de Monterrey, debido a que el Ejército de Estados Unidos se acercaba a la ciudad.

El conflicto entre nuestro país y el vecino del norte se había agudizado y los estadounidenses optaron por invadir.

En lugar de llegar directo a la capital a través del puerto de Veracruz, Estados Unidos decidió llegar desde su frontera sur y para avanzar tenían que tomar Monterrey.

La llegada del Ejército de Estados Unidos y su campamento en El Nogalar

batalla de monterrey nogalar
En lo que hoy es la Col. Futuro Nogalar se estableció el campamento del Ejército de Estados Unidos, en septiembre de 1846.

Entre el 18 y 19 de septiembre comenzaron a llegar las fuerzas del Ejército de Estados Unidos a los márgenes de Monterrey.

Establecieron su campamento en el entonces llamado Nogalar de Santo Domingo, justo en la zona que hoy se encuentra la colonia Futuro Nogalar, en el municipio de San Nicolás de los Garza.

Las fuerzas invasoras, consistentes en 6 mil 500 hombres, estaban al mando de los generales William Worth y Zachary Taylor (éste último fue Presidente de Estados Unidos años después de la batalla).

batalla de monterrey

La intención era tomar la ciudad sí o sí, para poder continuar su camino hacia al sur rumbo al centro del país.

De acuerdo a los relatos al respecto, tal parece que los estadounidenses calculaban que la invasión a México implicaría una guerra corta y que la toma de Monterrey sería sencilla, sin embargo se equivocaron.

Te puede interesar: 5 datos interesantes sobre el Arco de la Independencia de Monterrey

Los fortines de Monterrey

Las fuerzas mexicanas de defensa estaban al mando del General Pedro Ampudia, un militar experimentado pero cuyo nombramiento no fue bien recibido por autoridades militares y civiles, debido a algunos aspectos de su pasado que no convencían a sus críticos.

Tras los informes del acecho y posterior arribo de los extranjeros, se comenzó un rápido reclutamiento de voluntarios para apoyar a las fuerzas mexicanas en la defensa de la ciudad.

Cabe destacar que también se contó con el apoyo de una «legión extranjera», se trata de glorioso Batallón de San Patricio, combatientes estadounidenses de origen irlandés que desertaron de las fuerzas invasoras para apoyar la causa mexicana.

A la par de esto se realizaron diversas maniobras en la ciudad para prepararse para la guerra: se construyeron trincheras en varios barrios del centro, se cerraron caminos y se prepararon varios fuertes militares.

Estos fuertes eran los siguientes:

fortines batalla de monterrey

Fortín de la Ciudadela

ciudadela-monterrey

Se ubicaba al norte de Monterrey, en lo que ahora es la manzana de Juárez, Tapia, Guerrero e Isaac Garza. Actualmente se encuentra ahí el Teatro Calderón y una biblioteca municipal. En un inicio esa construcción iba a ser la Catedral de Monterrey, pero el proyecto se quedó inconcluso y se adaptó como fuerte.

Fuerte del Obispado

Como su nombre lo indica, se trata del Palacio del Obispado, el cual se adaptó como instalación militar debido a su excelente posición para dominar visualmente la ciudad.

Fortín de la Federación

fortin de la federacion lomas de san francisco

Se ubicaba al sur – poniente, sobre la Loma Blanca en donde hoy se encuentra la colonia Lomas de San Francisco, punto en el que se encuentran establecidos una importante cantidad de consultorios médicos y hospitales, así como las instalaciones de TV-Nuevo León.

Fortín de las Tenerías

Fortin_de_las_Tenerias (1)

Este fuerte estaba en lo que hoy es el cruce de las calles de Héroes del 47 y Washington, en la parte norte del edificio «La Capital» y el sector ubicado al norte de esta construcción.

Rincón del Diablo

fortin del rincon del diablo
Era una zona de estrechos callejones, en lo que hoy es la calle Platón Sánchez y González Ortega, metros al norte del río Santa Lucía.

Puente de la Purísima

puente de la purisima monterrey

Puente que cruzaba el río Santa Lucía, en lo que actualmente es la calle Diego de Montemayor en su cruce con 15 de mayo.

Te recomendamos: El acocil regiomontano: una especie que hay que salvar

El inicio de la Batalla de Monterrey

batalla de monterrey

El 21 de septiembre de 1846 iniciaron las hostilidades. La batalla fue sangrienta en toda la extensión de la palabra.

Hubo cientos de muertos de ambos bandos, así como de civiles que quedaron en medio del combate.

Las bajas no solo fueron producidas por la artillería de los dos ejércitos, ya que al acabarse el parque se llegó al combate cuerpo a cuerpo.

Muchos civiles, desde sus casas, hicieron lo que pudieron para detener el embate estadounidense cuando los invasores lograron penetrar en la ciudad.

Se dice que el panorama después de la refriega era desolador: cadáveres y más cadáveres en las calles, sangre, destrozos, olor a muerte.

Los puntos más sangrientos de la Batalla de Monterrey se dieron en el Fortín de las Tenerías y en las calles de Morelos e Hidalgo, en este último punto hubo muchos civiles muertos.

La capitulación de Monterrey: ¿el error de un general mexicano?

batalla de monterrey-10

Como se dijo líneas arriba, el jefe de la defensa mexicana en Monterrey, Gral. Pedro Ampudia no era bien visto ni por civiles ni militares.

«Se consideraba a Ampudia un hombre de escasa valentía y abundante propensión al abuso y a la violencia», de acuerdo con Miguel Ángel González Quiroga.

Pero las críticas a su pasado se transformaron en críticas a su presente cuando Ampudia tomó el control de Nuevo León y comenzó a tomar una serie de decisiones contradictorias.

Algunas de las decisiones más criticadas fueron relativas a la fortificación de la ciudad, pues cambio de planes en varias ocasiones a muy poco tiempo del «encontronazo» con los gringos. A pesar de eso se logró una buena fortificación.

batalla de monterrey-211

Te puede interesar: Los nombres de las calles del Centro de Monterrey (Parte 3)

Pero esto generó un ambiente de desconfianza e incertidumbre entre militares y civiles.

Pero la decisión que mayores críticas y rechazos le trajo a Ampudia fue la rendición, la entrega de la plaza, la cual se negoció el 24 de septiembre y se firmó el 25 del mismo mes.

Y es que si bien la batalla fue sangrienta y muchos civiles se vieron afectados, el Ejército de Estados Unidos estaba también muy diezmado y con muchas bajas.

Incluso varios líderes de los invasores, como el teniente William Henry, se mostró sorprendido con la rendición mexicana tomando en cuenta el nivel de la fortificación de Monterrey.

Ampudia se defendió diciendo que le habían faltado recursos y colaboradores, sus críticos señalaron que le faltó valor y organización.

Finalmente del 25 al 27 de septiembre el Ejército Mexicano abandonó Monterrey, su salida fue con honores por parte del Ejército de Estados Unidos.

La bandera de Estados Unidos se izó en Monterrey.

Te puede interesar: ¿Dónde se hizo la Fundación de Monterrey?

¿Qué pasó después de la Batalla de Monterrey

pedro ampudia

El Ejército de Estados Unidos ocupó Monterrey hasta el 18 de junio de 1848.

Obviamente fueron días turbulentos para los neoleoneses, ya que los estadounidenses prácticamente mandaban en el estado, a pesar de que seguían las figuras del Gobernador y los presidentes municipales.

Fueron constantes los abusos de los invasores a la población civil, asesinatos, violaciones, despojos y otros actos que fueron tolerados por los altos mandos de los vecinos del norte.

Gran parte de los impuestos y riquezas generadas en el estado fueron a parar a las arcas del Ejército gringo.

Los restos de la Batalla de Monterrey

batalla de monterrey-restos

El conflicto entre México y Estados Unidos terminó con una negociación y los invasores se fueron de Nuevo León.

Sin embargo su rastro quedó marcado en la ciudad. Desde la década de los 90’s en adelante se fueron encontrando restos humanos de algunos combatientes tanto mexicanos como estadounidenses, así como balas, armas y uniformes.

De hecho algunas osamentas de combatientes estadounidenses fueron entregados hace unos años al Gobierno de ese país en gesto de buena voluntad.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí