El acocil regiomontano: una especie que hay que salvar

0
660
acocil regiomontano

Este cangrejo de agua dulce es una especia endémica de nuestro estado y sobrevive en algunas zonas como el río La Silla, en el Sabinal y algunos ríos y arroyos.

En Nuevo León existen varias especies endémicas (especies que solo habitan aquí) de fauna y una de las menos conocidas es el acocil regiomontano.

Te recomendamos: El lince americano, uno de los animales más bellos de Nuevo León

El acocil regiomontano, extraño habitante de ríos y arroyos de Nuevo León

acocil regiomontano-4

El acocil es comúnmente llamado como «langostino» por algunas personas, sin embargo es más bien un cangrejo de agua dulce.

La especie neoleonesa es nombrada científicamente como Procambarus regiomontanus.

Es un pequeño cangrejo de color gris azulado, que se alimenta principalmente de pequeños insectos o crustáceos y en ocasiones de plantas.

Es de hábitos nocturnos y acostumbra a estar en el fondo de ríos y arroyos, oculto entre troncos, piedras, pequeñas cuevas o cualquier lugar que le sirva de madriguera.

acocil regiomontano-4

Te puede interesar: 7 Datos interesantes sobre el Planetario ALFA

Desafortunadamente es una especie que está en grave peligro de extinción. Su población comenzó a disminuir desde finales de los 80’s.

Esto se debe a la destrucción de su hábitat, la contaminación y a la introducción de especies invasoras como el acocil rojo, el cual crece más rápido, tiene mejor reproducción y es más competitivo, lo que ha afectado al acocil regio.

Procambarus regiomontanus

Te puede interesar: La Estación del Golfo: más de un siglo de historias

Antes se le veía en gran cantidad de ríos y arroyos de la entidad. Ahora solo se tiene registrada su presencia en el Parque El Sabinal de Cerralvo y se cree que siga habiendo algunos ejemplares en el río la Silla y otros ríos del estado, sin embargo no hay pruebas de ello.

Procambarus regiomontanus

Afortunadamente hay especialistas que están haciendo esfuerzos para proteger y preservar esta especie, como por ejemplo las labores realizadas por personal de la Universidad Autónoma de Nuevo León y ambientalistas independientes.

Ojalá que sus esfuerzos sigan rindiendo frutos y a nosotros nos toca tener mayor conciencia sobre el cuidado del medio ambiente: no introducir especies exóticas en los ecosistemas de nuestro estado, no contaminar y denunciar a quien lo haga.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí